Audio mejorado y sin interferencias. Los videoporteros de nueva generación cuentan con mejores equipos de audio, por lo cual no se ve afectada la voz de las personas que se comunican, evitando así confusiones al hablar.

La instalación es más sencilla. En comparación con los videoporteros tradicionales, que tenían muchos cables por conectar, los nuevos aparatos en su gran mayoría cuentan sólo con un cableado de 2 hilos no polarizados, lo que permite una instalación más sencilla para los técnicos y, por ende, un ahorro de dinero para los clientes.

Vídeo de alta calidad. Para una mayor seguridad de las personas que compran videoporteros digitales, estos aparatos tienen una resolución de imagen muchísimo más alta (algunos incluso cuentan con visión nocturna), lo que beneficia para el reconocimiento de los rostros, evitando así la entrada de estafadores o intrusos.

Nuevas funciones. Algunas de las funciones que encontrarás en videoporteros con llamado de ascensor, apertura de la puerta desde el móvil, equipos con Wifi, entre otras.

Estética dentro y fuera. Como cualquier equipo de nueva generación, la imagen de los aparatos son mucho mejores, con diseños elegantes y que dan status al inmueble.



Fuente: tdtprofesional.com